Albóndigas de calabacín en salsa de tomate

Hace tiempo que no publico una receta de albóndigas, un tipo de plato que en casa nos gusta mucho y con el que juego bastante, para hacerlas de ingredientes a los que mi hijo no le gusta y que siempre acierto “disfrazándolos” en forma de bolita. Esta vez, con los calabacines, no es el ejemplo, ya que es una hortaliza que nos gusta a todos, en especial al peque, así que imaginar cuanto le pudo gustar este rica y sana receta. Si queréis ver más tipos de albóndigas, echar un vistazo: albóndigas a la jardinera, albóndigas de atún fresco, albóndigas de berenjenas con salsa de tomate, albóndigas de brótola en salsa americana, albóndigas de merluza en salsa verde, albóndigas de pavo con salsa de ciruela, albóndigas de pollo y manzana en salsa o albóndigas de salmón en salsa de vino y eneldo.

Ingredientes:
• 600 g de calabacín
• Sal
• 300 g de cebolla
• 2 diente de ajo
• Aceite de oliva virgen extra
• 1 huevo de tamaño M
• 150 g de queso parmesano en polvo *
• Perejil fresco
• 100 g de pan rallado **
• 800 g de tomate entero envasado
• Pimienta


* Aunque una gran parte de los quesos son genéricos, los rallados pueden contener gluten, verifícalo (Marcas sin gluten: Milbona de Lidl, Spar, Hacendado de Mercadona…) También se puede comprar entero y rallarlo en casa.
** Usar pan rallado sin gluten (Marca: Schär, Beiker, Gallo sin gluten, Santa Rita, Adpan, Proceli, Hacendado,…)

Elaboración tradicional:
Con ayuda de un rallador, rallar los calabacines con la piel y dejar reposar unos 30 minutos en un colador con un poco de sal para que suelten el agua que contienen.
Picar finamente 150 g de cebolla y un diente de ajo, y pochar en una sartén con 1 cucharada y media de aceite.
Añadir el calabacín rallado y cocinar unos minutos a fuego medio.
Echar el contenido en un colador y con ayuda de una cuchara de palo, presionar sobre la mezcla para que suelte el líquido que contenga. Luego echar en un bol y mezclar con el huevo batido, el queso, el pan y el perejil recién picado. Formar las albóndigas.
Con el horno precalentado a 200º, introducir las albóndigas en una bandeja engrasada y hornear unos 15 minutos.
Mientras formamos y horneamos las albóndigas, realizar la salsa. Echar en la misma sartén, 150 g de cebolla y el diente de ajo restante, todo picado finamente, y pochar con una cucharada y media de aceite. Agregar el tomate escurrido y un poco troceado, sal, pimienta y perejil picado. Cocinar durante 20 minutos a fuego medio/alto, removiendo y aplastando los trozos de tomate de vez en cuando.
Presentar los platos con una buena base de salsa y las albóndigas encima.

Elaboración en Thermomix:
Con ayuda de un rallador, rallar los calabacines con la piel y dejar reposar unos 30 minutos en un colador con un poco de sal para que suelten el agua que contienen.
Si no tenéis el pan o el queso rallado, ahora lo podéis triturar por separado, unos segundos con varios golpes turbos. Reservar ambos. No hace falta lavar el vaso.
Echar en el vaso 150 g de cebolla en cuartos, un diente de ajo y 30 g de aceite. Picar 4 segundos en velocidad 5 y luego, programar 6 minutos en temperatura varoma a velocidad 1.
Añadir el calabacín rallado y programar 4 minutos en temperatura 100º a velocidad cuchara. Pasar el contenido del vaso al cestillo y con ayuda de una cuchara, presionar para que suelte todo el líquido que contenga. Volver a introducir en el vaso y añadir el huevo, el queso, el pan rallado y el perejil fresco picado. Programar 30 segundos en velocidad espiga. Sacar nuevamente el contenido del vaso y formar las albóndigas.
Con el horno precalentado a 200º, introducir las albóndigas en una bandeja engrasada y hornear unos 15 minutos.
Mientras formamos y horneamos las albóndigas, realizar la salsa. Echar en el vaso, 150 g de cebolla en cuartos, el diente de ajo restante y 30 g de aceite. Picar 4 segundos en velocidad 4 y luego, programar 8 minutos en temperatura varoma a velocidad 1.
Agregar el tomate escurrido, sal, pimienta y perejil picado y programar 25 minutos en temperatura varoma a velocidad 1, sin el cubilete puesto y el cestillo colocado en la tapa de la Thermomix para que no salte la salsa al exterior.
Presentar los platos con una buena base de salsa y las albóndigas encima.

Consejos y trucos:
• Si vais a usar la Thermomix, no recomiendo que uséis el varoma para hacer las albóndigas, ya que absorberán el vapor de agua y obtendréis unas hamburguesa. Es decir, que se ablandar y quedan aplastadas. Si queréis aprovechar el vapor que sale de salsa para hacer algo en el varoma, una buena idea es cocer patatas o verduras para acompañamiento.
• Para que las albóndigas queden perfecta hay que eliminar todo el líquido que contengan los calabacines, primero soltando el agua que contienen con el procedimiento de dejarlo en una colador con sal y luego, una vez cocinados, realizando una presión sobre los mismos para que suelte el líquido que han absorbido en la cocción. De esta manera no se os quedara nada líquido y podréis forma las albóndigas de una manera sencilla. Si os queda un poco líquido, deberéis de añadir más pan rallado.
Fuente: https://cocinabasicayfresca.blogspot.com