Bizcocho esponjoso de claras y nata

Hay recetas que llevan huevos y en las que nos piden usar solo claras o las yemas. Cuando pasa esto, a veces, no sabemos qué hacer con la parte de huevo que no hemos usado y al final terminamos desechándola. A mí me paso que use las yemas para una crema pastelera y me sobraron las claras, que bien la usaba para una tortilla pálida, una mouse, un merengue o un bizcocho. La última opción fue la elegida, un bizcocho de clara y nata tremendamente esponjoso y suave, recordándome bastante a los esponjoso sobaos. Una delicia para la merienda!

Ingredientes:
• 60 g de mantequilla sin sal *
• 150 g de harina de trigo *
• 2 cta. de impulsor o levadura química *
• 4 claras de huevo de tamaño L
• 150 g de azúcar blanquilla
• 150 g de nata para montar
• La ralladura de una naranja
• Azúcar glas *


* Verificar que tanto la mantequilla como la levadura química estén libre de gluten. El azúcar glas mejor molerlo en casa o verificar que no contenga trazas. Sustituir la harina de trigo por dos partes de harina de arroz (100 g) y una parte de maicena (50 g)

Elaboración tradicional:
Coger la mantequilla y derretirla en el microondas unos segundos, dejar enfriar mientras preparamos el resto de ingredientes.
Tamizar la harina con el impulsor o levadura química. Reservar.
Con ayuda de una batidora eléctrica, batir las claras a punto de nieve, añadiendo el azúcar cuando este casi montada. Necesitamos que quede de consistente como un merengue. Reservar.
Precalentar el horno a 180º.
Con la misma batidora, montar la nata. Cuando este montada, mezclar poco a poco con movimientos envolventes con el merengue.
Añadir la ralladura de la naranja y la harina poco a poco. Ir mezclando suavemente para que no se baje del todo la mezcla.
Incorporar de la misma manera la mantequilla. Mezclar con suavidad hasta que los ingredientes se vean bien integrados.
Verter la masa en un molde rectangular e introducir en el horno precalentado a 180º unos 35 minutos.
Dejar enfriar sobre rejilla unos 20 minutos, desmoldar y espolvorear azúcar glas.

Elaboración en Thermomix:
Coger la mantequilla y derretirla en el microondas unos segundos, dejar enfriar mientras preparamos el resto de ingredientes.
Echar la harina con el impulsor o levadura química. Tamizar 10 segundos en velocidad 8. Reservar.
Limpiar bien el vaso y colocar la mariposa. Echar las claras y el azúcar. Programar 4 minutos en temperatura 50º a velocidad 3 ½ . Luego volver a programar 4 minutos sin temperatura a velocidad 3 ½ . Echar el merengue en un bol.
Lavar con agua fría y secar el vaso y la mariposa. Colocar de nuevo la mariposa y echar la nata. Montarla sin tiempo ni temperatura a velocidad 3 ½ . Mirar por el bocal como se monta, apagando la máquina cuando veamos que se haya montado. Echar poco a poco sobre el merengue, mezclando con movimientos suaves y envolventes.
Añadir la ralladura de la naranja y la harina poco a poco. Ir mezclando suavemente para que no se baje del todo la mezcla.
Incorporar de la misma manera la mantequilla. Mezclar con suavidad hasta que los ingredientes se vean bien integrados.
Verter la masa en un molde rectangular e introducir en el horno precalentado a 180º unos 35 minutos.
Dejar enfriar sobre rejilla unos 20 minutos, desmoldar y espolvorear azúcar glas.

Consejos y trucos:
• Necesitamos que el bizcocho tenga bastante aire, por lo que cuando mezclemos los ingredientes os recomiendo hacerlo suavemente, con la ayuda de una lengua de gato, espátula de silicona o con unas varillas.
• Para que la nata monte bien, tiene que estar muy fría. Yo la introduzco 30 minutos en el congelador y la agito bien antes de usarla.
• Esta receta me gusta hacerla con varillas eléctricas ya que aportan más aire tanto al merengue como a la nata, pero si no tenéis varilla, hacerla con la Thermomix.
• Si os sobra las yemas y no sabéis que hacer con ellas, os doy varias ideas: Añadir a tres huevos enteros para una tortilla de patatas, para pintar hojaldre o cualquier tipo de masa horneada a la que queremos darle un tono dorado, para una salsa holandesa, para unas patatas duquesas, para unos flanes, crema catalana o natillas, para una crema pastelera o lemond curd, para un tocino de cielo, para helados…

Fuente: www.delikatissen.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.