Bolitas de pollo con salsa de mostaza

Aunque no soy muy dada a cocinar recetas con rebozados o fritura, en ocasiones, en nuestra casa nos pegamos un pequeño capricho, algo que nuestros paladares lo agradecen, aunque no tanto nuestros estómagos, sobre todo aquellos que son más delicados a comidas copiosas. La receta que hoy publico es de esas que les encantan a los niños y, por supuesto, a los mayores, y os recomiendo acompañarla de una ensalada variada o verduras al vapor para que compense un poco el alto contenido calórico y graso que lleva. Aunque, todo hay que decirlo, con patatas fritas para mojar en la misma salsa, es mortalmente pecaminoso! Y para seguir pecando con arte y salero en la cocina, os dejo otras recetas de rebozados: Croquetas de espinacas y parmesano, croquetas de gambas al ajillo, mejillones tigres, bolitas de atún y queso, barritas de merluza, nuggets de coliflor y croquetas de jamón york y huevo.

Ingredientes:
Para las bolitas:
• 80 g de jamón serrano *
• 1 diente de ajo
• Perejil fresco
• 500 g de pechuga de pollo
• Huevos
• Pan rallado *
• Sal
• Pimienta
• Harina *
• Aceite de girasol
Para la salsa:
• 1 diente de ajo
• 40 g de cebolleta
• 20 g de aceite de oliva virgen extra
• 25 g de coñac
• 70 g de patata
• 15 g de mostaza Dijon *
• Pimienta molida
• Unas hebras de azafrán
• 250 g de caldo de ave *


* Usar todos los ingredientes señalado libres de gluten. El jamón mejor comprar una cuña de la charcutería, la harina podéis usar la de arroz y caldo usarlo casero. Tanto el pan rallado como la mostaza Dijon los hay en el mercado sin gluten.

Elaboración tradicional:
En una picadora, echar el jamón y picarlo. Reservar.
De nuevo, en la picadora, echar el diente de ajo, el perejil y la pechuga de pollo en trozos, picar.
Mezclar este último picado con el jamón, un huevo batido y 60 g de pan rallado. Salpimentar al gusto, volver a mezclar y formar bolitas que rebozaremos, primero en harina, luego en huevo batido y por ultimo en pan rallado. Reservamos para freírlas más tardes mientras hacemos la salsa.
Picar finamente el ajo y la cebolleta. Sofreírlo en una cacerola con el aceite. Cuando coja color, echar la patata en taquitos y el coñac. Subir la temperatura y dejar que se evapore el alcohol durante un par de minutos.
Incorporar la mostaza, pimienta molida al gusto, el azafrán y el caldo. Mezclar y cocinar a fuego medio/alto hasta que el líquido reduzca a la mitad.
Mientras, freír las bolitas en abundante aceite de girasol a alta temperatura.
Una vez haya reducido la salsa, triturarla hasta que quede una mezcla fina.
Servir las bolitas acompañadas de la salsa.

Elaboración en Thermomix:
Poner el jamón serrano en tacos en el vaso y picar con varios golpes turbos. Reservar.
Sin lavar el vaso, echar el diente de ajo y el perejil y picar 5 segundos en velocidad 7. Bajar los restos y echar la pechuga de pollo en trozos. Picar 5 segundos en velocidad 5.
Agregar el jamón picado, un huevo y 60 g de pan rallado. Salpimentar al gusto y mezclar 20 segundos en velocidad espiga.
Formar las bolitas y rebozar primero en harina, luego en huevo y por último en pan rallado. Reservamos para freírlas más tardes mientras hacemos la salsa.
Lavar y secar el vaso. Echar el diente de ajo, la cebolleta y el aceite. Picar 2 segundos en velocidad 5. Luego, sofreír 4 minutos en temperatura 120º (En TM31 a temp. varoma) a velocidad 1.
Añadir el coñac y la patata en taquitos. Programar 2 minutos en temperatura 120º (En TM31 a temp. varoma) a velocidad 1 y sin el cubilete puesto.
Incorporar la mostaza, pimienta molida al gusto, el azafrán y el caldo. Programar 20 minutos en temperatura 120º (En TM31 a temp. varoma) a velocidad 1.
Mientras freír las bolitas en abundante aceite de girasol a alta temperatura.
Una vez finalizado el tiempo de la salsa, dejar que pasen unos minutos y triturar 30 segundos en velocidad 8.
Servir las bolitas acompañadas de la salsa.

Consejos y trucos:
• Podéis congelar las bolitas como si tratara de croquetas, después con sacarlas unos 10 minutos antes de freírla es suficiente. La salsa también se puede congelar.
• El aceite de girasol es más apto para freír que el de oliva, pues el primero coge temperaturas más alta, además de no aporta mucho sabor al rebozado. Es importante usar una buena cantidad de aceite y que este esté caliente. Para saber si tiene la temperatura ideal, echar un poco de pan rallado, si sale burbujitas es el momento ideal de echar las bolitas, en pequeñas cantidades para no enfriar el aceite. Una vez fritas, dejar reposar en una fuente con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.
• Para que las bolitas no se abran al freírlas, durante el rebozado presionar levemente las propias bolitas para que queden bien adherida la mezcla.

Fuente: http://fabsfood.blogspot.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.