Briwats rellenos de carne y pistacho

Los briwats o briouats son unos bocados dulces o salados típicos de la gastronomía marroquí que generalmente tienen forma de triángulo, o al menos así los conozco. Consiste en un trozo de masa fina similar a la brick rellenos con ingredientes dulces o salados, de estos últimos, los más conocidos son los de pollo o marisco. Suele combinarse con algún fruto seco y con muchas especies. Este relleno nunca lo he probado en mi tierra, Melilla, una ciudad española con frontera a Marruecos y con mucha cultura gastronómica de esa tierra, pero desde que lo vi me llamo mucho la atención y supe que iba estar muy bueno… acepté. El toque del azúcar glas es también algo característico de este plato, y aunque resulte extraño usarlo en bocados salados, en este caso lo hace ser impresionante. Animaros a elaborarlos!

Ingredientes:
• 30 g de pistachos pelados
• 100 g de cebolla
• Un diente de ajo
• 40 g de aceite de oliva virgen extra
• 250 g de carne de ternera picada
• 100 g de calabacín rallado
• Cilantro fresco picado
• ¼ de cucharadita de canela *
• ½ de cucharadita de comino molido *
• ½ de cucharadita de pimentón dulce *
• 4 láminas rectangulares de pasta brick o filo *
• Un poco de mantequilla sin sal derretida *
• Azúcar glas *


* Verificar que las especias y azúcar glas no contengan trazas de gluten. La mantequilla que tenga un alto porcentaje graso y sustituir la pasta brick o filo por alguna similar como masa de hojaldre sin gluten u obleas de arroz.

Elaboración tradicional:
Con ayuda de un mortero o cuchillo, picar los pistachos.
Mientras, pochar en una sartén con aceite, la cebolla y el ajo finamente picados. Cuando empiecen a coger color, agregar la carne, el calabacin rallado, el cilantro picado y el resto de especias. Mezclar y rehogar hasta que la carne quede bien cocinada.
Verter el contenido en un colador para eliminar el exceso de agua o líquido que contenga, agregar los pistachos picados, mezclar y dejar reposar unos 15 minutos para que se enfríe.
Pasado el tiempo, precalentar el horno a 180º grados. Extender las láminas de pasta y cortar cada una en 4 tiras iguales, intentando que el corte sea por el lateral más corto de las láminas, ya que así obtendremos tiras finas pero largas. En total, tienen que salir 16 tiras. Pintarlas con ayuda de un pincel o brochas de cocina con la mantequilla derretida.
Repartir el relleno en cada tira, con una cucharita de relleno bien colmada, bastará. El relleno tenéis que ponerlo casi en el extremo de uno de los lados, dejando un pequeño hueco de unos tres dedos para realizar el primer cierre. Ahora solo queda cerrar cada tira dando forma de un triángulo. Primero realizáis el primer doble, tapando el relleno con el hueco que habíamos dejado en el extremo, tenemos que taparlo realizando un triángulo, y luego ya con el relleno, vamos enrollando siempre realizando un triángulo. Colocamos en una bandeja de horno y pincelamos con mantequilla.
Hornear unos 15 a 20 minutos, hasta que coja color. Espolvorear con azúcar glas y servir caliente. Se pueden comer también fríos, aunque están mucho más rico calientes.

Elaboración en Thermomix:
Introducir los pistachos en el vaso y picar 8 segundos en velocidad 6. Reservar.
Sin lavar el vaso, echar la cebolla en trozos, el diente de ajo y el aceite. Picar 4 segundos en velocidad y luego sofreír 5 minutos en temperatura 120º (En TM31 en temp. varoma) a velocidad 1.
Agregar la carne, el calabacino rallado, el cilantro picado y el resto de especias. Programar 15 minutos en temperatura 120º (En TM31 en temp. varoma) a velocidad 1 y sin el cubilete puesto.
Verter el contenido del vaso en el cestillo para eliminar el exceso de agua o líquido que contenga, agregar los pistachos picados, mezclar y dejar reposar unos 15 minutos para que se enfríe.
Pasado el tiempo, precalentar el horno a 180º grados. Extender las láminas de pasta y cortar cada una en 4 tiras iguales, intentando que el corte sea por el lateral más corto de las láminas, ya que así obtendremos tiras finas pero largas. En total, tienen que salir 16 tiras. Pintarlas con ayuda de un pincel o brochas de cocina con la mantequilla derretida.
Repartir el relleno en cada tira, con una cucharita de relleno bien colmada, bastará. El relleno tenéis que ponerlo casi en el extremo de uno de los lados, dejando un pequeño hueco de unos tres dedos para realizar el primer cierre. Ahora solo queda cerrar cada tira dando forma de un triángulo. Primero realizáis el primer doble, tapando el relleno con el hueco que habíamos dejado en el extremo, tenemos que taparlo realizando un triángulo, y luego ya con el relleno, vamos enrollando siempre realizando un triángulo. Colocamos en una bandeja de horno y pincelamos con mantequilla.
Hornear unos 15 a 20 minutos, hasta que coja color. Espolvorear con azúcar glas y servir caliente. Se pueden comer también fríos, aunque están mucho más rico calientes.

Consejos y trucos:
• Podéis hacer el relleno con antelación y dejar el montaje para el mismo día que vayáis a consumirlos. Una vez montados, podéis hornearlos inmediatamente o guardarlos en el frigorífico, bien tapados, hasta el momento de introducirlos en el horno.
• Si os gusta, podéis añadir un toque picante con media guindilla o alguna especia picante.

Fuente: www.cuuking.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.