Buñuelos de crema pastelera

Los buñuelos son dulces típicos que comemos en ciertas festividades, como en el Día de Todos los Santos o en Semana Santa. Existe una gran variedad de recetas con diferente tipos de rellenos o ingredientes, en esta ocasión los he preparado con una crema pastelera que le da un sabor muy jugoso. Quedan divino, pero tiene un gran problema: una vez que los pruebas, no quieres parar.

Ingredientes para la crema pastelera:
• 250 g de leche
• 1/2 cucharadita de esencia de vainilla
• 1/2 rama de canela
• La ralladura de 1/4 de limón
• 50 g de azúcar
• 15 g de maicena
• 2 huevos de tamaño M (aprox. 110 g)

Ingredientes para la masa:
• 125 g de leche
• 75 g de mantequilla
• 1 pizca de sal
• 100 g de harina común tamizada
• 150 g de crema pastelera
• 3 huevo tamaño M
• Aceite de oliva suave
• La piel de un limón
• Azúcar para rebozar

Elaboración tradicional:
Calentar en una cacerola la leche, la rama de canela, la esencia de vainilla y la ralladura de limón. Retirar cuando empiece a hervir. Colar la leche y dejar templar unos minutos.
Volver a ponerla en la cacerola junto con el resto de ingredientes a fuego medio y sin dejar de mezclar con unas varillas. Cuando la mezcla espese, estará lista. Reservar en un bol.
En la misma cacerola, calentar a fuego medio la leche, la mantequilla y la sal, removiendo con unas varillas sin parar.
Cuando comience a hervir, retirar del fuego y añadir de golpe la harina. Volver a incorporar al fuego, sin dejar de mover, hasta que se haga una masa compacta. Apartar del fuego y dejar enfriar la mezcla unos cinco minutos.
Pasado el tiempo, volver a colocar al fuego, añadir 150 g de la crema pastelera y mezclar con las varillas hasta que la crema se haya integrado a la masa.
A continuación, echar los huevos ligeramente batidos uno a uno, no incorporando el siguiente hasta que el anterior no esté integrado a la masa. Cuando se vea que los huevos se ha integrado en la masa, retirar del fuego y dejar templar.
Freír la piel de limón en una sartén con abundante aceite a temperatura alta. Cuando este frita, retirar y bajar la temperatura a media-alta. Formar pequeñas bolitas (luego se inflan) con la masa y freír hasta que coja un color dorado. Reposar en una bandeja con papel de cocina para que absorba el aceite sobrante y rebozar con azúcar antes de que se enfríen.

Elaboración en Thermomix:
Para elaborar la crema pasteleta, echar en el vaso la leche, la vainilla, la rama de canela y la ralladura de limón. Calentar 5 minutos a temperatura 90º en velocidad 1.
Colar la leche y volver a ponerla en el vaso junto con el resto de ingredientes. Programar 6 minutos a temperatura 90º en velocidad 4. Reservar.
Para elaborar la masa, sin lavar el vaso, echar la leche, la mantequilla y la sal. Programar 4 minutos a temperatura varoma en velocidad cuchara.
Echar la harina y mezclar 30 segundos en velocidad 5. Retirar el vaso de la Thermomix y dejar enfriar durante unos cinco minutos.
Pasado el tiempo, volver a colocar el vaso, añadir 150 g de la crema pastelera y mezclar 15 segundos en velocidad 5.
Si parar la máquina y en velocidad 5, echar los huevos ligeramente batidos uno a uno por el bocal. Cuando se vea que los huevos se ha integrado en la masa, pararla y dejar templar.
Freír la piel de limón en una sartén con abundante aceite a temperatura alta. Cuando este frita, retirar y bajar la temperatura a media-alta. Formar pequeñas bolitas (luego se inflan) con la masa y freír hasta que coja un color dorado. Reposar en una bandeja con papel de cocina para que absorba el aceite sobrante y rebozar con azúcar antes de que se enfríen.

Consejos y trucos:
• La masa de los buñuelos queda un poco líquida. Para formar las bolitas podéis ayudaros de dos cucharitas o mejor aún, formarlas con las manos engrasadas en aceite.
• Se puede comer tal cual salen o se puede rellenar de la crema pastelera que ha sobrado, de nata, chocolate, cabello de ángel,… Para rellenar, se puede hacer de dos maneras, o bien se cortan por la mitad y se rellena, o si se quiere que queden más bonitas, se puede rellenar con ayuda de una boquilla de manga pastelera que existe para rellenar dulces y que consiste en una especie de aguja muy ancha y larga por donde filtramos el relleno dentro del dulce.

Fuente: Como he puesto la cocina.es

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.