Galletas monstruosas de Frankenstein

Como es costumbre en mi casa, me gusta prepara para Halloween algunas galletas para luego repartirlas en el Truco o trato o para llevarlas al colegio de mi hijo. Este año, por la situación que estamos viviendo, no me he planteado hacerlas aunque seguro que a medida que se acerque el día, estaré con las manos en la masa, elaborando unas pocas, al menos, para que mi peque se las pueda comer. Las que veis en esta entrada son las que hice el año pasado para repartir en el colegio y la academia de inglés de mi hijo.

Aunque en un principio podéis pensar que es difícil, con el paso a paso en fotografía que os voy a poner, veréis que no es tan complicado y que encima, os lo vais a pasar bien, ya que es como una manualidad.

Esta receta es mejor hacerla en tres partes: la primera, es hacer la masa de la galleta, facilísima. Al día siguiente, se hornean las galletas ya formadas. Y la tercera parte y última, un par de días después de hornearlas, se decoran y empaquetan en su bolsitas.

Ingredientes:
• 250 g de mantequilla a temperatura ambiente *
• 250 g de azúcar glas tamizado *
• 1 huevo tamaño XL a temperatura ambiente
• 650 g de harina tamizada *
• Un chorrito de leche
• Una cucharadita de aroma de vainilla u otro sabor al gusto *
• Para decorar, fondant de colores: verde, negro y blanco. Ojos de azúcar. Rotulador negro de tinta comestible. *


* Cambiar harina por dos partes de harina de arroz (430 g) y una de Maizena (220 g) o usar Harinas Mix it o Mix Dolci de Schär. El resto de ingredientes señalados verificar que no contengan gluten.

Paso a paso:
En el siguiente enlace, podéis encontrar la receta de esta masa de galletas tan rica: Receta de galletas de mantequilla

Una vez hecha la masa, os comento con fotografía, el paso a paso en fotografías para formar, hornear y decorar estas simpáticas galletas.

1. Una vez hemos hecho la masa de las galletas, la vamos a dividir en cuatro porciones similares. Formamos con cada porción una bola, colocamos en la zona de trabajo un papel sulfurizado con una porción de masa encima y la aplanamos un poco con las manos.

2. Colocamos encima de la masa otro papel sulfurizado, y ahora, con un rodillo, si puede ser con niveles (en la fotografía podéis ver el rodillo blanco con unas especie de gomas en los extremos, eso son los niveles, y con ello hacemos que al aplanar la masa, quede nivelada por todos lados por igual), vamos aplanando con suavidad.

3. Intentar que quede la masa con un grosor similar por todos lados.

4. Colocar la masa con las hojas sulfurizadas en una bandeja plana que quepa en el frigorífico. La que veis en la fotografía es de Ikea, son fenomenales, pues tiene el tamaño exacto para que quepan en el frigorífico y además, para hornear galletas son geniales. Repetimos el mismo procedimiento con el resto de porciones de masa y vamos colocando, cada masa aplanada y con sus hojas sulfurizadas, una encima de la otra. Cuando se tenga todas, introducimos en el frigorífico, reservándola mínimo una hora, mejor si es de una día para otro.

5. Pasado el tiempo, sacamos las masas, y notaremos que están duritas, algo que nos vendrá bien para corta las galletas. Vamos a usar un molde de cortador de galleta cuadrado. Si no tenéis molde, usar una regla y cortar cuadrados de unos 5 x 5 cm. Yo he usado un molde que tiene dos tipos de corte, y en ambos las esquinas son redondeadas. Con los recortes que nos sobre, podemos volver amasarlos y aplanarlos, para sacar más galletas. En el enlace de la receta de la masa, os explico cómo debéis hacerlo.

6. Colocamos las galletas en bandejas de hornear, forradas con papel sulfurizado. No hace falta que dejemos mucho espacio entre ellas, como un centímetro y medio va bien. A medidas que se tenga las bandejas completas, las vamos metiendo de nuevo en el frigorífico para que coja de nuevo la masa frío.

7. Cuando estén todas, precalentamos el horno a 180º y empezamos a hornear las bandejas una a una, en el orden de la primera bandeja que hayamos metido en el frigorífico a la última. Se deben de hornear uno 10 a 12 minutos, estando atentos a que en el momento que por los filos veamos que coge un color tostado, debemos de sacarla del horno.

8. Una vez la saquemos del horno, la pasamos a una rejilla para que se enfríen. Las notaremos blanda, es lo normal, cuando se enfríen, endurecen.

9. Como veis, sale una gran cantidad de galletas. Ahora tendremos que dejar reposar al menos un día, guardadas en una lata o bote hermético.

10. Pasado el tiempo, decoraremos las galletas. Primero usaremos fondant verde, al que vamos primero amasar un poco para ablandar y luego, con el mismo rodillo con lo que hemos aplanados las masas de galletas, lo pasaremos sobre el fondant para dejar una capa bien fina. No queremos que quede muy gruesa, pues pensar que el fondant es casi todo azúcar y se le ponemos una capa gruesa más las siguientes capas de pelo y cara, las galletas va quedar demasiado dulce.

11. Con ayuda del mismo molde que hemos usado para corta las galletas, vamos a cortar la capa de fondant. Si lo habéis hecho con regla, pues usáis lo mismo, acordaros que tiene que ser la misma medida, en este caso era de 5×5 cm. Cogemos cada recorte hecho y lo ponemos tal cual encima de cada galleta, no hace falta usar nada para pegarlo, tan solo presiona suavemente con las yemas de los dedos en los bordes.

12. Vamos con el pelo. Para hacerlo rápidamente, me he creado un molde con una hoja gruesa de acetato. He dibujado la galleta tal cual quedaría y ahora voy a recortar justo la parte que será el pelo. Esa será la plantilla que usaremos.

13. Cogemos fondant negro y hacemos lo mismo que con el fondant verde: amasamos, aplanamos y cortamos con el mismo molde de galleta o con la regla, si es el caso. Ahora cortaremos cada cuadrado por la mitad, y como veis en la fotografía, ponemos el molde que hemos hecho sobre el medio cuadrado, para cortar el pelo y flequillo con ayuda de un cúter o cuchillo. Para corta, he usado en mi casi, una espátula de pintura o manualidades que uso para manejar y cortar el fondant (se vende en cualquier papelería o bazar)

14. Una vez cortado el pelo, pegamos sobre la capa verde, presionando suavemente por los bordes.

15. Ahora tocan los ojos. Tenéis dos opciones o comprarlos hecho, como los que veis en la fotografía o hacerlo vosotros mismo con fondant. Para ambos debemos de usar una pizca de agua para pegarlos en las caras. La manera es usando un pincel humedecido en agua, pintamos la base del ojo y pegamos en la cara. Listo.

16. Como veis en la siguiente fotografía, estos ojos están hechos con fondant. Es muy fácil, tan solo tendréis que formar dos diminutas bolitas de fondant blanco y aplanarlas. La pegamos con el pincel húmedo y con un rotulador de tinta alimentaria negro, le pintamos la pupila.

17. A continuación, hacemos la nariz con una pequeña bolita de fondant verde que pegaremos igualmente con el pincel humedecido.

18. Y ya solo queda pintarle la boca y las cicatrices con el rotulador de tinta alimentaria. Como podéis ver, le hecho diferentes bocas.

19. Para rematar el trabajo y que quede bien presentadas, metemos cada galleta en una bolsita y cerramos con un lazo naranja. Listo para repartir el Truco o trato!!

Si queréis ver más recetas de Halloween, no perderos este especial: Recetas terroríficas y divertidas de Halloween

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.