Hojaldre de coliflor y queso de cabra

Para este fin de semana os traigo un relleno de hojaldre muy original y nada visto, además de aportar un ingrediente muy sano a lo que normalmente rellenamos con ingredientes altos en calorías y grasas. Este ingrediente es la coliflor, una gran aliada en mi cocina en la que no suele falta ninguna semana, aun sea fuera de su temporada. Si queréis echar un vistazo a todas las recetas que tengo con esta hortaliza, pulsando en estas palabras podéis verlas, estoy segura que más de una os van a sorprender.

Esta receta que os dejo es ideal igualmente para sorprender a unos amigos o familiares en una cena de verano, un aperitivo en la que la coliflor pierde el protagonismo cuando le damos un bocado, ya que la mezcla de tomate y queso de cabra es mucho más intensa.

Y si queréis sorprender con otra receta con masa, no dudéis en hacer la galette de setas, o la de calabaza y membrillo, pero sin olvidaros de las flores de hojaldre con calabacín y salmón, son divinas!

Sin enrollarme más, os dejo la receta, acordaros de usar ramilletes pequeños de coliflor, que quedan más bonitos.

Ingredientes:
• 300 g de ramilletes de coliflor
• 1 lamina de hojaldre rectangular *
• 1 huevo
• 50 g de queso emmental
• 60 g de tomates secos en aceite
• 150 g de queso de cabra sin corteza


* Usar hojaldre sin gluten.

Elaboración tradicional:
Primero coceremos los ramilletes de coliflor, si es posible al vapor o en su propio jugo para que no absorba agua. Si los cocemos en una olla de vapor, los pondremos unos 8/12 minutos, que queden al dente. Si los hacemos en el microonda, los pondremos en un recipiente que podamos tapar dejando alguna pequeña abertura o tapándolo con film transparente apto para microondas con varios agujeritos hechos con un palillo, a 800W unos 6-8 minutos.
Mientras, precalentamos el horno a 200º.
Vamos a extender la masa de hojaldre y colocar en un molde engrasado de forma alargada y rectangular. Que llegue los bordes de la masa a las paredes del molde, eliminando parte de la masa sobrante. Pinchamos la superficie con ayuda de un tenedor, pintamos con un huevo batido los bordes y colocamos una cadena de peso para hojaldre o unos garbanzos en la superficie. Esto es para que al llevar peso, la masa no suba. Lo horneamos 10 minutos.
Rallamos el queso emmental y reservamos. En un vaso de batidora, echamos los tomates secos y el queso de cabra, trituramos.
En cuanto la masa este lista, la sacamos del horno, quitamos el peso que hayamos puesto en la superficie y vertemos en ella la mezcla de tomate y queso. Repartimos los ramilletes por encima y espolvoreamos el queso emmental.
Volvemos a hornear a la misma temperatura unos 8 minutos. Pasado el tiempo, lo sacamos, dejamos enfriar un poco y servimos.
Se puede decorar con unas hojas de perejil, albahaca, orégano…

Elaboración en Thermomix:
Echar 250 g de agua en el vaso y colocar el cestillo con los ramilletes de coliflor dentro. Programar 20 minutos en temperatura varoma a velocidad 1.
A continuación, precalentamos el horno a 200º.
Extendemos la masa de hojaldre y la colocamos en un molde engrasado de forma alargada y rectangular. Que llegue los bordes de la masa a las paredes del molde, eliminando parte de la masa sobrante. Pinchamos la superficie con ayuda de un tenedor, pintamos con un huevo batido los bordes y colocamos una cadena de peso para hojaldre o unos garbanzos en la superficie. Esto es para que al llevar peso, la masa no suba. Lo horneamos 10 minutos.
Una vez cocidos los ramilletes, reservarlos y lavar y secar el vaso. Echamos el queso emmental y lo trituramos 5 segundos en velocidad 8. Reservamos igualmente.
Sin lavar el vaso, incorporamos el tomate seco y el queso de cabra. Picamos 3 segundos en velocidad 7.
Cuando la masa este lista, la sacamos del horno, quitamos el peso que hayamos puesto en la superficie y vertemos en ella la mezcla de tomate y queso. Repartimos los ramilletes por encima y espolvoreamos el queso emmental.
De nuevo, volvemos a hornear a la misma temperatura unos 8 minutos. Pasado el tiempo, lo sacamos, dejamos enfriar un poco y servimos.
Podemos decorarla con unas hojas de perejil, albahaca, orégano…

Consejos y trucos:
• Los ramilletes de coliflor que sean más bien pequeños, ya que si son trozos muy grandes además de no cubrir toda la superficie, estéticamente no queda bonito.
• Si no queréis que la coliflor os huela mucho a cocinarla, la mejor manera es cocerla en el microondas. Un truco para cocinarla al vapor es echar un chorreón de zumo de limón en el agua de la cocción.
• Eliminamos la corteza de queso de cabra ya que esta parte del queso no se funde por completo, dando una textura poco jugosa a la mezcla.
• Los tomates secos hay que añadirlo con poco aceite para que luego no aportemos demasiada grasa a la masa.
• Se puede cambiar los tipos de queso, al gusto de cada uno… queso en crema, mozzarella, parmesano…

Fuente: Plataforma Cookidoo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.