Pan de cañada o pan plano con aceite

Una semana más quedándonos en casa, ayudando a salvar vidas. Es algo complicado no salir de ellas, ya que algunos tienen que ir a trabajar, aunque otros, como en mi caso, realizamos nuestro trabajo en casa. También hay que tirar la basura, nosotros cada dos o tres días intentamos bajarla. O sacar a los animales de compañía que deben de pasear para que hagas sus necesidades…

Luego están las compras, algo en que muchos parecen ponerlo de excusa para salir a la calle, sin plantearse que ponen en cada salida su vida y la de los suyos en riesgo. En vez de ir a comprar lo que se necesita para un par de semanas y hacerlo sin caprichos, llenamos la bolsa diaria en parte de tonterías. Visto las estadísticas, en que las cervezas, aceitunas y chocolate son los productos más demandados.

Entre esas compras suele estar el pan, un alimento que solemos comprarlo a diario. Pero ahora no es momento de ir a la panadería todos los días, hay otras soluciones para salir una sola vez a la semana y que los mercados os lo pueden proporcionar, como por ejemplo, comprar mayor cantidad y congelar, comprar panes blandos como los de molde o similares, las barritas de pan que hay preparadas para hornear en casa o simplemente, comprar harina en cantidades y levadura fresca o de panadería.

En mi caso, tenia pan congelado y harinas panificables las cuales compré antes de ponernos en cuarentena. Cuando se me ha acabó el pan congelado pues he tirado de las harinas para realizar panes caseros, algunos originales como el que podéis ver en esta entrada. Un pan típico de Aragón y que su nombre se debe a que en los tiempos medievales, los pastores lo llevaban para comerlos durante el camino que realizaban por las cañadas junto a su ganado. Es un pan plano, sin apenas molla y cubierto de aceite. Sencillo de elaborar, este bocado os puede servir para cualquier hora del día.

Y como siempre suelo hacer, os dejo más variedad de recetas, estas vez de panes: Bagels, beigels o rosquilla de pan, hot dogs de chistorra, bollitos “preñaos” exprés, bollitos para hamburguesas y bambis o pulguitas de leche.

Y acordaros, quedaros en casa, entre todo podemos ganar la batalla a este dichoso COVID19.

Ingredientes:
• 250 g de agua
• 20 g de levadura prensada fresca
• 400 g de harina de fuerza *
• 60 g aceite de oliva virgen extra
• 1 cta. de sal
• 2 o 3 cda. de azúcar (opcional)


* Usar 400 g de harina panificable sin gluten.< span>

Elaboración tradicional:
En un bol amplio, ponemos el agua, reservando medio vaso, el cual calentaremos unos segundos en el microondas. Solo queremos que tenga un poco de temperatura, con unos 20 segundos sobra. Echamos la levadura desmenuzada, mezclamos hasta que se deshaga, vertemos junto al resto de agua y volvemos a mezclar.
Añadir 30 g de aceite y mezclar.
Agregar la harina y sal y con ayuda primero de una espátula y luego de las propias manos engrasadas, mezclar y amasar. También podemos usar en este paso una amasadora.
Con las manos engrasadas en aceite, ya queda una masa muy pegajosa, manipulamos la masa formando una bola que podremos sobre una bandeja de horno forrada con papel sulfurizado (de horno) Tapamos con un trapo y dejamos reposar unos 45 minutos aprox. o lo que tarde en doblar su volumen.
Pasado el tiempo, precalentar el horno a 220º.
Con las palmas de las manos o un rodillo, aplanamos la masa dándole una forma ovalada y plana. Dejamos reposar tapado otros 10 minutos y pasado el tiempo, con las yemas de los dedos, hacemos hendiduras por toda la superficie de la masa. Rociamos con el aceite restante y espolvoreamos el azúcar, esto último es opcional.
Introducimos en el horno durante 20 minutos. Listo para comer.

Elaboración en Thermomix:
Echamos en el vaso el agua con la levadura. Mezclamo 1 minuto a temperatura 37º grados en velocidad 2.
Agregamos la harina, 30 g de aceite y la sal. Amasamos 1 minuto en velocidad espiga.
Con las manos engrasadas en aceite, ya queda una masa muy pegajosa, manipulamos la masa formando una bola que podremos sobre una bandeja de horno forrada con papel sulfurizado (de horno) Tapamos con un trapo y dejamos reposar unos 45 minutos aprox. o lo que tarde en doblar su volumen.
Pasado el tiempo, precalentar el horno a 220º.
Con las palmas de las manos o un rodillo, aplanamos la masa dándole una forma ovalada y plana. Dejamos reposar tapado otros 10 minutos y pasado el tiempo, con las yemas de los dedos, hacemos hendiduras por toda la superficie de la masa. Rociamos con el aceite restante y espolvoreamos el azúcar, esto último es opcional.
Introducimos en el horno durante 20 minutos. Listo para comer.

Elaboración en panificadora:
Echamos todos los ingredientes en el siguiente orden: agua, 30 g de aceite, harina, sal y levadura desmenuzada.
Pulsamos el programa de amasar más levado (menú 7 en panificadora Ufesa)
Pasado el tiempo, precalentar el horno a 220º.
Con las palmas de las manos o un rodillo, aplanamos la masa dándole una forma ovalada y plana. Dejamos reposar tapado otros 10 minutos y pasado el tiempo, con las yemas de los dedos, hacemos hendiduras por toda la superficie de la masa. Rociamos con el aceite restante y espolvoreamos el azúcar, esto último es opcional.
Introducimos en el horno durante 20 minutos. Listo para comer.

Consejos y trucos:
• Podéis usar otro tipo de harina, lo ideal que sea panificable, pero aun así, si no tenéis ningún tipo de harina que la común de trigo blanco, podéis usarla igualmente.
• La levadura tiene que ser fresca prensada o en polvo de panadería. Si usáis esta última, la cantidad que tendréis que echar es de 7 gramos.
• El aceite es importante que se de oliva, sea extra o suave. A la muy mala, si no tuvierais ninguno de los mencionados, podéis usar de girasol.
• El azúcar es optativa, pudiéndose cambiar por azúcar moreno o semillas, como las de sésamo.

Fuente: Plataforma Cookidoo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.