Paté casero de morcilla de cebolla

Llega el fin de semana, y en muchas casas suelen venir invitados, tanto familiares como amigos. También están esas comidas, que se tienen los domingos, en los que muchas veces, somos nosotros los invitados pero con obligación de llevar algo de comer o picar. Esta receta viene genial para esos momentos, muy fácil de elaborar, que aguanta perfectamente varios días en el frigorífico y que acompañadas de unas tostas o de un buen pan, hará que tengáis un gran éxito entre los vuestros.

Ingredientes:
• 225 g de morcilla de cebolla *
• Sal
• Pimienta
• 25 g de aceite de oliva virgen extra
• 100 g de nata **
• 40 g de queso de untar ***


* Verificar que la morcilla no lleva gluten, preguntar a vuestro carnicero o comprar envasada que venga etiquetada con el sello (Marcas: Gurmesa, Rústico de Lidl, Hnos. Cánovas, Serrano,…)
** Usar nata sin gluten (Marcas: Hacendado, Pascual,…) o nata para montar
*** Tipo Philadelphia, sin aromas ni sabores añadidos.

Elaboración tradicional:
Quitar la piel a las morcillas, desmenuzarlas y salpimentarlas.
En una sartén, rehogar unos minutos la carne de las morcillas con el aceite.
Agregar la nata y seguir cocinando unos minutos más.
Añadir el queso y mezclar.
Retirar del fuego y triturar con una batidora hasta dejar una consistencia fina.
Dejar enfriar y conservar en el frigorífico.

Elaboración en Thermomix:
Quitar la piel a las morcillas, trocearlas y salpimentarlas.
Introducirlas en el vaso junto al aceite, y programar 4 minutos en temperatura varoma a velocidad 2.
Agregar la nata y programar 4 minutos en temperatura 100º a velocidad 2.
Añadir el queso y triturar 30 segundos en velocidad progresiva del 5 al 10.
Dejar enfriar y conservar en el frigorífico.

Consejos y trucos:
• Esta receta aguante perfectamente una semana en el frigorífico.

Fuente: atrapadaenmicocina.blogspot.com.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.