Picantones en salsa de naranja con chalotas caramelizadas y patatitas asadas

Los picantones son pollos pequeñitos, con la diferencia de los grandes de que su carne es más blanda y sabrosa. Suele ser una carne que se elabora en momento especiales, ya que su coste es mucho más elevado que su versión adulta. Su elaboración suele ser sencilla y normalmente se suele cocinar al horno, como es el caso de esta receta en la que va acompañado de unas ricas chalotas caramelizadas y patatitas asadas en el mismo jugo donde se cocinar los picantones.

Ingredientes:
• 6 picantones
• 2 dientes de ajo
• 8 ramitas de romero
• 2 hojas de laurel
• Unas cucharadas de aceite de oliva
• 700 g de cebollitas o chalotas
• 2 cucharadas de azúcar moreno
• Pimienta
• Sal
• 170 g de vino blanco
• 170 g de zumo de naranja
• Patatas pequeñas

Elaboración tradicional:
Limpiar los picantones, eliminando los restos que puedan quedar de vísceras y plumas. Secarlos bien. Atar las patas y alas con hilo bramante y reservar en una bandeja de horno.
Precalentar el horno a 200º.
Pelar los dientes de ajo y picar junto a 2 ramitas de romero y las hojas de laurel (en Thermomix unos segundos en velocidad 5) Mezclar con el aceite de oliva y untar los picantones con la mezcla.
Pelar las cebollitas y colocarlas en un cuenco. Espolvorear con el azúcar y mezclar. Echar junto a los picantones.
Salpimentar el conjunto y hornear 15 minutos.
Transcurrido el tiempo, verte por encima el vino blanco y el zumo de naranja. Bajar la temperatura a 180º y hornear 20 minutos más.
Pasado el tiempo, bañar los picantones con los jugos de cocción y agregar las patatas peladas. Hornear durante 40 minutos más, bañando los picantones con su jugo cada cierto tiempo y dándoles la vuelta.
Una vez horneados, emplatar el plato con un picatón, unas cebollitas y unas patatas de guarnición. Rociar con un poco del jugo soltado y decorar con una rama de romero.

Consejos y trucos:
• Para que la carne salga jugosa, es importante que se rocíe varias veces los picantones con su propia salsa. Además recomiendo que si vuestro horno tiene el modo vapor, hornearlos con vapor. Si el horno no tiene este modo, podéis colocar un recipiente metálico con agua justo cuando encendáis el horno y hasta el final del horneado.

Fuente: Revista Cocina Lectura

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.