Pinchos de tortilla con pimientos de padrón

Uno de los platos estrellas de la gastronomía de nuestro país es la tortilla española. Un plato fácil de preparar que suele estar en casi todas las celebraciones de nuestras vidas. Hay una gran variedad en los ingredientes de este plato pero el más conocido y preferido es con patatas y cebollas, y es que fría o caliente, esta tortilla es un imán para cualquier comensal. Normalmente se cuaja en sartén, pero en esta ocasión usaremos el horno para darle un aspecto más original. Y para rematar la acompañaremos de unos pimientos fritos de padrón, una combinación de sabores que van ideales.

Ingredientes:
• 125 g de cebolla
• Aceite de oliva virgen extra
• 350 g de patatas
• 125 agua caliente (solo para elaboración en Thermomix)
• 4 huevos tamaño L
• Sal
• 24 pimientos de padrón

Elaboración tradicional:
Pochar en una sartén la cebolla troceada con una base de aceite.
Mientras, pelar y chasquear las patatas en trozos más bien pequeños. Añadirlas a la sartén y cocinar hasta que las patatas queden blandas.
Precalentar el horno a 200º.
En un bol batir los huevos con la sal, volcar las patatas y cebolla escurridas y mezclar.
Engrasar un molde de siliconas para mini magdalena o con huecos circulares pequeños y repartir la mezcla en los huecos. Meter en el horno entre 15 a 20 minutos, hasta que se vea cuajada la tortilla.
Sacar y dejar enfriar unos minutos. Desmoldar.
Freír en abundante aceite de oliva los pimientos limpios, secos y con los rabillos. Reservarlos en una fuente con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.
Pinchar cada pimiento en un circular de tortilla y servir.

Elaboración en Thermomix:
Introducir en el vaso la cebolla en cuarto y 25 g de aceite, picar 4 segundos en velocidad 4. Sofreír 8 minutos en temperatura varoma a velocidad 1 y sin cubilete.
Mientras, pelar y chasquear las patatas en trozos más bien pequeños.
Colocar la mariposa en su posición, añadir las patatas y el agua caliente y programar 15 minutos en temperatura varoma a velocidad cuchara.
Precalentar el horno a 200º.
En un bol batir los huevos con la sal, volcar las patatas y cebolla escurrida y mezclar.
Engrasar un molde de siliconas para mini magdalena o con huecos circulares pequeños y repartir la mezcla en los huecos. Meter en el horno entre 15 a 20 minutos, hasta que se vea cuajada la tortilla.
Sacar y dejar enfriar unos minutos. Desmoldar.
Freír en abundante aceite de oliva los pimientos limpios, secos y con los rabillos. Reservarlos en una fuente con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.
Pinchar cada pimiento en un circular de tortilla y servir.

Consejos y trucos:
• Si no tienes un molde de la forma que se expresa en la receta, puedes usar unos con otra forma, siempre que no sean muy grandes. Otra idea sería cuajar la tortilla en una sartén y una vez fría, corta con ayuda de un corta pasta redondo.
• Para engrasar este tipo de molde con huecos pequeños, usar un spray de aceite ya que es mucho más cómodo y rápido.
• Si los trozos de patatas son demasiado grandes para los moldes, aplastarlas levemente con un tenedor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.