Risotto de boniato y queso de cabra

En mi casa desde que probamos los risottos, se han quedado fijos como uno de nuestros platos favoritos, de esos que dejamos para los domingos o días especiales. Y es que lo haga de lo que lo haga, nos encanta el sabor que tienen, sorprendiéndonos gratamente cuando probamos una receta nueva y con ingredientes poco usuales, como es el caso de esta receta, que lleva boniato, ese maravilloso tubérculo estrella del otoño. Además de esta receta, os dejo una par más que tengo publicada en el blog, al cual, más buena: Risotto de calabaza y setas y risotto de espinacas y gambas.

Ingredientes:
• 1 boniato mediano
• 200 g de cebolla dulce
• 30 g de aceite de oliva virgen extra
• Sal
• 150 g de panceta o bacón en tacos *
• 250 g de arroz para risotto (arborio, carnaroli, maratelli, vialone…)
• 150 g de vino blanco
• 850 g de caldo de verdura *
• Una nuez de mantequilla *
• 100 g de queso de cabra semicurado rallado


* Verificar que los ingredientes señalados estén libres de gluten.

Elaboración tradicional:
Primero cocinamos el boniato. La mejor opción es al horno, envuelto en papel de aluminio y horneándolo a 200º hasta que este tierno, sobre una hora. También se puede poner a hervir en una olla con agua, pelado y en trozos. Una vez lo tengamos tierno, pelamos (si lo hemos hecho al horno) y trituramos con ayuda de una batidora. Reservamos.
En una cacerola, pochamos una cebolla picada con el aceite y un poco de sal. Cuando haya cogido color, agregar la panceta o bacón en tacos y rehogar un par de minutos.
Subimos el fuego y echamos el arroz, rehogando y removiendo otro par de minutos.
Vertemos el vino y dejamos que este se evapore.
Bajamos un poco el fuego y añadimos un poco de caldo de verdura que previamente habremos calentado y sin dejar de remover el arroz, cocinamos el tiempo que recomiende el fabricante. A medida que veamos que el caldo se va absorbiendo, incorporamos más caldo y siempre, sin dejar de remover el arroz. A mitad de la cocción de este, echar el puré de boniato.
Una vez finalizado el tiempo, retiramos del fuego y echamos la mantequilla y el queso, removiendo para que los ingredientes se derritan y se integren con el resto. Dejar reposar 5 minutos y servir.

Elaboración en Thermomix:
Primero cocinamos el boniato. La mejor opción es al horno, envuelto en papel de aluminio y horneándolo a 200º hasta que este tierno, sobre una hora. Luego lo pelamos y trituramos con ayuda de una batidora. También podemos hacerlo en la Thermomix, pelado y en trozos, en el cestillo y con 500 g de agua en el vaso. Programamos 30 minutos a 120º (En TM31 a temp. varoma) en velocidad 2. Finalizado el tiempo, retiramos el cestillo, vaciamos el agua del vaso y echamos los trozos de boniato, triturándolos 10 segundos en velocidad 6. Reservamos.
Echamos la cebolla en trozos, el aceite y la sal. Picamos 5 segundos en velocidad 4 y luego, pochamos 6 minutos en temperatura 120º (En TM31 es temp. varoma) en velocidad 1.
Agregamos la panceta o el bacón en tacos y programamos 3 minutos en temperatura 120º (En TM31 es temp. varoma) con giro a la izquierda y en velocidad cuchara.
Añadimos el arroz y rehogamos 2 minutos en temperatura 120º (En TM31 es temp. varoma) con giro a la izquierda y en velocidad cuchara.
Vertemos el vino, quitamos el cubilete y programamos 2 minutos en temperatura 120º (En TM31 es temp. varoma) con giro a la izquierda y en velocidad cuchara.
Incorporamos el caldo caliente junto al puré de boniato, ponemos el cubilete y programamos el tiempo que ponga el fabricante a temperatura 100º con giro a la izquierda y velocidad cuchara.
Pasado el tiempo, agregar la mantequilla y el queso, mezclar con la espátula hasta que se funda y dejar reposar 5 minutos. Servir.

Consejos y trucos:
• Os recomiendo cocinar el boniato en el horno, pues el sabor que aporta de esta manera es mucho más rico. Podéis aprovechar para hornear otro alimento o receta, así cocináis dos cosas a la vez, con lo que el gasto energético se compensa un poco. Por ejemplo, podéis aprovechar para hacer unos pimientos o un pollo asado. En mi caso, esta vez aproveché para hacer unos dulces de hojaldre rellenos y una empanada, mientras estos se hacían por tiempo en una bandeja, puse el boniato envuelto en la superficie del horno.
• Es importante cocinar el arroz sin dejar de remover, para que este suelte el almidón que contiene y así de una consistencia cremosa típica de este tipo de arroz. Y por supuesto, que sea arroz para risotto.
• Podéis usar el queso que más os guste, yo he puesto el queso de cabra semicurado, ya que el curado me resultaba muy fuerte para este tipo de receta, pero podéis usar otro tipo de queso, como el clásico parmesano. Lo que si os recomiendo que no uséis es queso rallado envasado, pues estos poco tienen de queso y aportan casi nada de sabor al plato. Sería estropearlo por una tontería.

Fuente: www.directoalpaladar.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.