Slow Cooker

La Slow Cooker es una olla típica que se puede encontrar en casi todas las cocinas americanas. Mientras, en Europa, y sobre todo en España, era hasta hace unos poco años, una gran desconocida. Aún me acuerdo, hace poco más de tres años, el de preguntar en tiendas y cadenas de electrodomésticos sobre este tipo de olla y de obtener como respuestas un desconocimiento sobre la misma. Al final, termine comprándola por internet.

Para los que no sepáis para que sirve este electrodoméstico, os lo explico de una manera muy sencilla: es una olla de cocción lenta, digamos que es justo lo contrario de la olla exprés o una olla rápida. Es una especie de recipiente metálico en forma de olla que lleva en su interior una resistencia eléctrica que permite mantener una temperatura constante por largos periodos de tiempo, esa temperatura se trasmite al cuenco que lleva en su interior, que suele ser de cerámica y es donde se cocinan los ingredientes. Luego lleva una tapadera, que suele ser de cristal, que se usa para que no salga el vapor y se cocine todo en su propio jugo. Lo normal es programar platos que duren unas 8 o 12 horas en cocinarse, con un coste mínimo en consumo, ya que puede consumir lo mismo que un frigorífico.

Es ideal para carnes, caldos y algunas legumbres pero se puede cocinar de casi de todo, hasta repostería o cocina al vapor. Su gran fama viene sobretodo en la cocción de piezas de carnes de baja calidad, que normalmente nos solemos comprar por que suelen quedar duras o secas. En este caso, al cocinarlas a baja temperaturas durante un largo periodo de tiempo, suelen suavizar sus fibras y el ambiente húmedo, debido al vapor que queda dentro de la olla, hace que la carne se gelatiniza, dándole un sabor más intenso y unas texturas más suaves. De esta manera podemos tener platos espectaculares de carne con un coste mínimo, ya que usamos carnes muy económicas.

Esta olla, prácticamente cuece, por lo que si la receta necesita previamente un sofrito, se deberá primero usar una sartén. También es aconsejable en algunas recetas sellar las carnes y en el caso de las alubias rojas, necesitarán primero un rápido hervor, ya que éstas desprenden una toxina que al cocinar directamente en esta olla, no se elimina.

Por otro lado, hay muchas recetas que directamente va todo dentro de la olla y se programa sin más. No necesitan mucho líquido, ya que aprovecha al máximo los jugos que sueltan los propios ingredientes y como la olla no evapora, el vapor se concentra en su interior, dando unos resultados exquisitos en los guisos, caldos y salsas.Por lo cual, se debe de usar menos líquido del que normalmente usamos para una olla normal.

Los precios pueden variar, se puede encontrar desde los 15 hasta los 200 euros aproximadamente. La diferencia de precio es debido entre otras cosas a la capacidad de la olla, la tecnología que tenga la misma (temporizador, programación, conexión a wifi,…) y las calidades de la olla interior (algunas ollas de cerámicas son aptas para cocinar al horno) En la mayoría de las ollas el ajuste de temperatura es básico, tiene tres modo: bajo (slow), medio (med), alto (high)

Mi modelo es el ESC7400 de la marca Electrolux, de 6,8 litros de capacidad y con un exterior de acero inoxidable. Tiene varios modos de temperaturas, las comunes: baja, media y alta y los modos soup (modo especial para sopa) y buffet (mantiene una receta a una temperatura óptima de servicio) También tiene la función de mantenimiento de calor una vez el tiempo de cocción haya finalizado. Y por último, lleva un contador que va indicando el tiempo que queda para que finalice la cocción.

Sinceramente, en mi caso no le doy el gran uso que podría darle, debido a que en casa somos de comer pocas carnes y para otro tipo de recetas me gusta usar otro tipo de olla o electrodomésticos. Para los caldos es fantástica y las pocas carnes que he hecho han salido muy sabrosas. Para las legumbres me gusta usar la olla rápida. Tengo pendiente de cocinar otros tipos de platos, pues los resultados que he tenido con ella son bastante satisfactorios, pero quizás por tiempo o por comodidad de saber cocinar los platos con otro medio, no le hado la oportunidad que esta olla se merece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.