Tartaletas o tarta de masa sablé con chocolate y fresas

El chocolate negro y las fresas crean una combinación exquisita para los paladares más golosos, y como ahora estamos en época de buscar recetas dulces con un toque romántico, esta misma combinación es ideal para esos momentos. Ya mismo volvemos a celebrar otro San Valentín, un día comercial, pero también un pretexto para los que nos guste cocinar poder elaborar una receta con aires románticos. Es el caso de estas canastillas, tartaletas o tarta, según el molde que uséis, con una base de masa sablé rellena de ganaché de chocolate negro y decorada con la fruta del amor: las fresas. Si queréis más recetas dulces con un toque romántico, mirar estas: Brazo gitano de chocolate, nata y fresa, bizcochitos de mandarina con cobertura de chocolate, mousse individual de fresa y yogur con galletas Oreo, cheesecake de Baileys, palmeritas dulces de hojaldre, postre ligero de kéfir y fruta, tarta de naranja con caramelo, tarta de queso al microondas y vasitos de delicias de melocotón.

Ingredientes:
Para la masa:
• 100 g de azúcar
• 200 g de mantequilla sin sal *
• 370 g de harina de trigo común *
• 1 huevo de tamaño L
• 1 yema de huevo de tamaño L
• Sal
• 8 g de azúcar vainillado *
Para el relleno y decoración:
• 150 g de chocolate negro para fundir *
• 55 g de agua
• 55 g de mantequilla sin sal *
• Fresas frescas
• Figuritas de azúcar *


* Verificar que los ingredientes señalados no contengan gluten, por ejemplo, la mantequilla con un mínimo de 80 por ciento de materia grasa y que no lleve fibras. Si no encontráis azúcar vainillado sin gluten, podéis realizarlo casero mezclando azúcar blanca con varillas de vainilla partidas y dejándolo una par de semana reposar en un bote hermético. Cambiar harina de trigo por 240 g de harina de arroz con 130 g de maicena o por 370 g de harina sin gluten Schär Mix C.

Elaboración tradicional:
Primero realizar la masa sable:
Si tenemos una buena picadora, moler el azúcar, si no, usar azúcar glas en vez de normal.
Agregar la mantequilla a temperatura ambiente en dado y el azúcar vainillado, mezclar hasta que el azúcar quede integrado en la mantequilla, que debe de quedar cremosa.
Batir el huevo y la yema y mezclar con la mantequilla hasta que quede también integrados.
Incorporar la harina tamizada y una pizca de sal, mezclar hasta conseguir una masa homogénea, sin grumos. Si tenéis una maquina amasadora, podéis usarla para estos pasos.
Formar una bola con la masa, envolver en film transparente e introducir en el frigorífico unos 60 minutos.
Pasado el tiempo, sacar la masa del frigorífico y aplanarla con ayuda de un rodillo, usando dos hojas de papel sulfurizado o de horno. Una entre la zona de trabajo y la masa, y la otra entre la masa y el rodillo. Cuando hayamos conseguido una plancha de un grosor de 5 mm, introducir en el congelador quince minutos.
Precalentar el horno a 200º.
Sacar la masa del congelador y cortarla a medida de que cubra la superficie del molde y los laterales. En las fotografías, al final de la receta, podéis ver cómo debe de quedar según el tipo de molde. Con los dedos, presionar levemente la masa para amoldarla a la superficie y laterales de los moldes, colocar unos garbanzos o alubias secas encima y hornear primero 10 minutos y luego otros 8 minutos más pero si las legumbres.
Cuando saquemos la masa del horno, dejar enfriar y desmoldar.
Mientras realizar el relleno:
Introducir el chocolate finamente picado con el agua y la mantequilla en el microondas, programa 30 segundos en potencia media. Sacar, mezclar con una cuchara y volver a introducir en el microondas programando el mismo tiempo y potencia, volver a sacar y mezcla con la cuchara. Repetir el mismo paso hasta conseguir que el chocolate se derrita y se integre con el resto de ingredientes.
Rellenar la masa y decorar con fresas laminadas y decoración de azúcar.
Dejar enfriar y servir.

Elaboración en Thermomix:
Primero realizar la masa sable:
Echar el azúcar y triturar 15 segundos en velocidad 10.
Añadir la mantequilla muy fría en dados, la harina, el huevo, la yema de huevo, una pizca de sal y el azúcar vainillado. Mezclar 30 segundos en velocidad 6. Formar una bola con la masa, envolver en film transparente e introducir en el frigorífico unos 30 minutos.
Pasado el tiempo, sacar la masa del frigorífico y aplanarla con ayuda de un rodillo, usando dos hojas de papel sulfurizado o de horno. Una entre la zona de trabajo y la masa, y la otra entre la masa y el rodillo. Cuando hayamos conseguido una plancha de un grosor de 5 mm, introducir en el congelador quince minutos.
Precalentar el horno a 200º.
Sacar la masa del congelador y cortarla a medida de que cubra la superficie del molde y los laterales. En las fotografías, al final de la receta, podéis ver cómo debe de quedar según el tipo de molde. Con los dedos, presionar levemente la masa para amoldarla a la superficie y laterales de los moldes, colocar unos garbanzos o alubias secas encima y hornear primero 10 minutos y luego otros 8 minutos más pero si las legumbres.
Cuando saquemos la masa del horno, dejar enfriar y desmoldar.
Mientras realizar el relleno:
Triturar el chocolate 7 segundos en velocidad 7.
Agregar el agua y calentar 4 minutos a 37º en velocidad 2.
Incorporar la mantequilla a dados y programar otros 4 minutos a 37º en velocidad 2.
Rellenar la masa y decorar con fresas laminadas y decoración de azúcar.
Dejar enfriar y servir.

Consejos y trucos:
• Podéis decorar este postre con cualquier tipo de fruto rojo aparte de las fresas; cerezas en compota, moras o frambuesas frescas, arándanos… Incluso con otro tipo de fruta como naranjas caramelizadas, melocotones en almíbar o piña en su jugo.
•Si os sobra masa sablé, realizar unas galletas con ellas y hornearlas junto a la masa que lleve el molde. Están riquísimas, aun más si se baña con un poco del chocolate fundido.

Fuente: Revista Thermomix Magazine

Más ideas de receta de San Valentín pulsar aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.