Torta de naranja portuguesa

Esta receta de postre portugués conocido como torta de laranja, es muy fácil de elaborar y tiene pocos ingredientes que usar, como principales las naranjas, el azúcar y los huevos. Su textura es una mezcla de puding y bizcocho, con un sabor claro de la propias naranjas y muy, muy dulce. Ideal para los golosos de la casa, yo lo he “rematado” acompañándolos de unas naranjas confitadas.

Ingredientes:
• 2 naranjas
• 320 g de azúcar + un poco más para espolvorear
• 8 huevos de tamaño L
• 1 cucharada de harina *
• 75 g de mantequilla **
• Naranjas confitadas para decorar (opcional)


* Cambiar harina por Maicena, misma cantidades.
** Usar mantequilla con un mínimo de 80 por ciento de materia grasa y que no lleve fibras (Marca: Reny Picot, Puleva, Asturiana, Lorenzana,…)

Elaboración tradicional:
Rallar la piel de las naranjas, sin llegar a la zona blanca. Reservar la ralladura.
Exprimir las dos naranjas y colar el zumo. Reservar.
Preparar el molde, lo ideal es un molde un poco más pequeño que la bandeja del horno, ya que con ésta saldría el bizcocho demasiado fino. Engrasarlo y ponerle un papel sulfurizado que tape tanto el fondo como los lados. A continuación, engrasar generosamente el papel por todos lados.
En un bol, batir el azúcar con los huevos y la ralladura. Incorporar el zumo reservado, la harina y la mantequilla fundida en el microondas. Seguir batiendo hasta que todos los alimentos se vean integrados.
Verter la mezcla, que estará líquida, sobre la bandeja, y hornear unos 25 minutos.
Pasado el tiempo, extender un paño de cocina, espolvorear generosamente azúcar sobre él, sacar la bandeja del horno y volcar la plancha de masa sobre el paño de cocina (Quitar el papel de horno que estará pegado a la masa)
En caliente (cuidado que quema) y con la ayuda del trapo, enrollar por la parte más larga en forma de brazo gitano. Presionar para que quede bien apretado.
Dejar templar un poco y colocar con cuidado en una bandeja. Cuando haya enfriado por completo, cortar en rodajas y adornar con naranja confitadas (receta al final, en Consejos y trucos)

Elaboración en Thermomix:
Con ayuda de una pelador, quitar la piel de las naranjas, con cuidado de no quitar la parte blanca. Reserva la piel.
Triturar las naranjas con varios golpes turbo para obtener un zumo. Colar y reservar.
Precalentar el horno a 200 grados.
Preparar el molde, lo ideal es un molde un poco más pequeño que la bandeja del horno, ya que con ésta saldría el bizcocho demasiado fino. Engrasarlo y ponerle un papel sulfurizado que tape tanto el fondo como los lados. A continuación, engrasar generosamente el papel por todos lados.
Echar en el vaso, limpio y bien seco, las cascara de las naranjas reservadas y el azúcar, triturar 30 segundos en velocidad progresiva del 5 al 10.
Incorporar los huevos y batir 1 minuto en velocidad 3, bajar los restos que hayan quedado en las paredes o tapa y repetir 10 segundos en la misma velocidad.
Agregar el zumo reservado, la harina y la mantequilla fundida en el microondas. Mezclar 30 segundos en velocidad 3 y medio.
Verter la mezcla, que estará líquida, sobre la bandeja, y hornear unos 25 minutos.
Pasado el tiempo, extender un paño de cocina, espolvorear generosamente azúcar sobre él, sacar la bandeja del horno y volcar la plancha de masa sobre el paño de cocina. (Quitar el papel de horno que estará pegado a la masa)
En caliente (cuidado que quema) y con la ayuda del trapo, enrollar por la parte más larga en forma de brazo gitano. Presionar para que quede bien apretado.
Dejar templar un poco y colocar con cuidado en una bandeja. Cuando haya enfriado por completo, cortar en rodajas y adornar con naranja confitadas (receta al final, en Consejos y trucos)

Consejos y trucos:
• Se puede hacer la naranja confitada, es muy fácil. Corta la naranja finamente en rodaja de unos 5 milímetros (se puede usar una mandolina). Desechar los culos y reservar el resto. En un cazo calentar el agua con el azúcar y cuando hierva, añadir las rodajas de la naranja. Dejar cocinar durante una hora en temperatura baja, sin remover. Por cada naranja hay que echar en el cazo 200 g de azúcar y 100 ml de agua. Se puede conservar en un tarro de cristal con el propio almíbar.
• Yo use un molde un poco más pequeño que la bandeja de horno, como tres dedos por cada lado menos. Para engrasarlo, use un spray de engrasar, ideales para este tipo de cosas. Si no tenéis el spray, podéis usar mantequilla. Primero se engrasa el molde para que al poner el papel, este quede fijo y no se mueva. Luego se engrasa el papel para que sea mucho más fácil desmoldarlo.
• Hay que tener un poco de cuidado a la hora de pasar la masa al paño. Mejor es hacerlo con un movimiento rápido, apoyando el molde sobre el paño y volcando este sobre el paño de una manera rápida. También resulta un poco complicado el colocar el brazo sobre la bandeja, para ello, ayudaros del propio paño para transportarlo, colocar en la bandeja e ir retirando el paño con ayuda de una pala de reposteria.
• Pasado un día esta mas bueno. Conservar en el frigorífico.

Fuente: Recetario canecositas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.