Vasitos de panna cotta con gelatina de granada

Los postres presentados en vasitos son ideales para las celebraciones, dan mucho juego y una gran parte de ellos se pueden preparar con bastante antelación. Para esta receta, use uno de las frutas estrellas del invierno y de las navidades: la granada. Su color rojo nos recuerda a las fiestas y su sabor ácido contrasta de maravilla con la panna cotta, que es un postre típico de Italia, elaborado principalmente con leche, azúcar y gelatina. Además, es un postre que usando leche desnatada y edulcorante, y eliminando la decoración dulce, puede servir perfectamente para personas que están a dieta o padecen diabetes. Igualmente es un postre apto para alérgicos al huevo o al gluten, verificando, para estos últimos, que la gelatina y el colorante no tengan el gluten entre sus componentes, que raramente pasa.

Ingredientes:
• 800 g zumo de granadas (aprox. 5 o 6 granadas)
• 150 g de azúcar moreno
• Unas gotas de colorante rojo (opcional) *
• 14 hojas de gelatina **
• 600 g de nata liquida ***
• 600 g de leche
• 1 vaina de vainilla
• 200 g de azúcar blanco
Para decorar:
• Chocolate en polvo ****
• Figuritas o fideos de chocolate o azúcar *****


* Usar colorante sin gluten Sugarflair
** La gelatina debe de ser neutra en láminas
*** Usar nata sin gluten (Marcas: Hacendado, Pascual,…) o nata para montar
**** Usar cacao puro en polvo sin gluten (Marcas: Puro Valor, Hacendado,…)
***** No usar este tipo de decoración

Elaboración tradicional:
Pelar las granadas, sacar los granos e introducirlo en un vaso de batidora. Triturar, colar el zumo y poner en una olla al fuego junto con el azúcar moreno, dejar que reduzca a la mitad. Retirar del fuego y añadir las gotas de colorante rojo. Mezclar.
Hidratar seis hojas de gelatina en un bol con agua fría. A los 10 minutos, escurrir y echar en el zumo de granada aún caliente y mezclar. Repartir en los vasos y dejar enfriar en el frigorífico hasta que cuaje.
Hidratar las ochos hojas de gelatina restante.
En una olla, calentar hasta que hierva, la nata líquida, la leche, la vaina de vainilla y el azúcar blanco. Retirar la vaina de vainilla, agregar las hojas de gelatina bien escurridas y mezclar. Dejar templar y echar en los vasitos reservado.
Llevar nuevamente al frigorífico hasta que cuaje. Mejor de un día para otro. No queda completamente solidificada, sino como textura de natillas.
Antes de servir, decorar al gusto, espolvoreando chocolate en polvo, fideos de chocolate,..

Elaboración en Thermomix:
Pelar las granadas, sacar los granos e introducirlo en un vaso. Triturar, 10 segundos en velocidad progresiva de 6 a 10. Agregar el azúcar moreno y programar 10 minutos a temperatura 100º a velocidad 1, sin el cubilete. Añadir las gotas de colorante rojo y mezclar 4 segundos en velocidad 5.
Hidratar seis hojas de gelatina en un bol con agua fría. A los 10 minutos, escurrir y echar en el zumo de granada aún caliente y mezclar 5 segundos en velocidad 5. Repartir en los vasos y dejar enfriar en el frigorífico hasta que cuaje.
Hidratar las ocho hojas de gelatina restante.
En el vaso limpio, echar la nata líquida, la leche, la vaina de vainilla y el azúcar blanco. Programar 15 minutos a temperatura 100º en velocidad cuchara. Retirar la vaina de vainilla y agregar las hojas de gelatina bien escurridas. Mezclar 1 minuto a temperatura 90º en velocidad 3 y medio.
Dejar templar y echar en los vasitos reservado.
Llevar nuevamente al frigorífico hasta que cuaje. Mejor de un día para otro. No queda completamente solidificada, sino como textura de natillas.
Antes de servir, decorar al gusto, espolvoreando chocolate en polvo, fideos de chocolate,..

Consejos y trucos:
• Con esta receta salen entre 8 a 10 vasitos.
• Para realizar este postre en versión light, usar leche desnatada en las misma cantidades, sustituyendo a la leche y a la nata, 20 g de edulcorante para la panna cotta, sustituyendo al azúcar blanca, y 15 g de edulcorante para la gelatina de granada, sustituyendo al azúcar moreno.
• Una manera fácil de quitar los granos de las granadas es cortándolas por la mitad, y con la ayuda de una espátula de madera, dar golpes por la parte del culo de cada mitad (la zona de piel) De esta manera, los granos se desprenderán fácilmente de la piel.
• Poner la gelatina en remojo en agua bien fría, con cubitos de hielo.
• Esta receta se puede preparar perfectamente un par de días antes, se conserva en el frigorífico tapados con un film transparente.
• Si le queréis dar un toque más festivo, podéis decorar los vasos con cintas de tela o cintas adhesivas de papel, tela, encaje o piedras de colores o motivos navideños.

Fuente: bavette.es y velocidadcuchara.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.