Ensaladilla mimosa

Es una pena que países que guardan pasado y tradiciones en común, estén en guerra por la ambición de unos pocos. No voy hablar más de una palabra tan horrible, mejor me centro en una receta que Rusia y Ucrania tienen en común, como muchas otras, y que no es otra que la famosa ensaladilla mimosa, muy similar a la ensaladilla rusa pero que consiste en realizar capas y capas de ingredientes como la patata, zanahoria, pescado en conserva y huevo.

El nombre por el que se conoce a esta ensaladilla se debe a su similitud del color de la yema a unas bonitas flores amarillas llamadas mimosas, unas pequeñas florecitas que era tradición regalar en la antigua Unión Soviética en la celebración del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

En una receta que se suele elaborar para festejar y que mejor manera que festejar en nuestro caso el verano, y ojalá, el final cercano de ese conflicto.

Ingredientes:
• 5 patatas grandes
• 4 zanahorias
• 4 huevos
• Sal
• Mayonesa *
• 3 latas de atún al natural
• 1 cebolleta
• Perejil fresco


* Verificar que la mayonesa no contenga gluten o realizar una casera.

Elaboración tradicional:
Cocemos las patatas enteras y con piel, las zanahorias peladas y los huevos, estos último por separado.
Dejamos que los ingredientes cocidos se enfríen. Pelamos las patatas y las rallamos (también podemos machacarla con ayuda de un tenedor), les añadimos sal y reservamos. Por otro lado, rallamos las zanahorias y reservamos; y, por último, separamos las claras de los huevos y picamos o rallamos las claras por un lado y las yemas por otro.
Vamos a montar la ensaladilla, para ello podemos usar un aro de emplatar, un molde de desmontable de tartas o una fuente de cristal transparente, para que se vean las capas.
Os pongo un paso a paso con fotografías al final de la receta, con el orden de las capas.

Elaboración en Thermomix:
Introducimos la cebolleta en cuartos y la picamos 5 segundos en velocidad 4. Reservamos.
Vertemos 500 ml de agua en el vaso, colocamos el cestillo con los huevos, cerramos el robot sin el cubilete y ponemos encima el recipiente varoma con las patatas con piel y las zanahorias peladas. Programamos 15 minutos en temperatura varoma a velocidad 2.
Pasado el tiempo, quitamos el cestillo con los huevos, volvemos a colocar el varoma y programamos 20 minutos en temperatura varoma a velocidad 2. Cuando finalice, comprobamos si las patatas están blandas, no excesivamente, que luego hay que rallarlas. Si veis que aún están duras, reservar las zanahorias e ir programando de cinco a cinco minutos en la misma temperatura y velocidad.
Dejamos que los ingredientes cocidos se enfríen. Pelamos las patatas y las rallamos (también podemos machacarla con ayuda de un tenedor), les añadimos sal y reservamos. Por otro lado, rallamos las zanahorias y reservamos; y, por último, separamos las claras de los huevos y picamos o rallamos las claras por un lado y las yemas por otro.
Vamos a montar la ensaladilla, para ello podemos usar un aro de emplatar, un molde de desmontable de tartas o una fuente de cristal transparente, para que se vean las capas.
Os pongo un paso a paso con fotografías al final de la receta, con el orden de las capas.

Paso a paso de las capas

Primero empezamos con una capa de patata, para ello usaremos la mitad de las patatas cocidas.
Segundo, una capa de mayonesa, no mucha cantidad.
Tercero, capa de atún desmenuzado y sin líquido.
Cuarto, la cebolleta picada.
Quinto, de nuevo otra capa de patatas usando el resto que nos queda.
Sexto, nuevamente otra capa de mayonesa.
Séptimo, una capa con la zanahoria rallada.
Octavo, otra capa con las claras picadas o ralladas.
Noveno, y por último, la capa de claras picadas o rallada con perejil fresco picado.
Para finalizar, introducimos en el frigorífico sin desmoldar, dejamos que coja frío y a la hora de servir, desmoldamos.

Consejos y trucos:
• Si no tienes rallador o no te apetece usarlo, las patatas puedes aplastarla con ayuda de un tenedor y para las zanahorias y huevos usar un chuchillo para picarlos.
• Lo bueno de las ensaladillas es que puedes cambiar a tu antojo, que, si no te gusta un ingrediente, pues lo cambias por otro. Puedes añadir en vez de atún, ventresca, salmón al natural, gambas o palitos de cangrejo, por ponerte un ejemplo. Puedes usar en vez de zanahoria, aguacate o maíz. Añadirle aceitunas o pepinillos… Ya os digo, tenéis variedad para no aburrirse.

Fuente: www.cocinandoentreolivos.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.