Mesa de Navidad 2021

Volvemos con una Navidad más, un poco extraña, al igual que el pasado año. El Covid sigue haciendo estrago en las fiestas pero a diferencia de las anteriores navidades, este año nos sentimos más relajados y tranquilos, en parte, por estar vacunados. Y ahora estamos ya por la tercera dosis, la de refuerzo, que si todo va bien, en unos días, la tendremos puesta una gran parte de las personas mayores de 40 años.

Esta última variante que nos ha llegado bajo el nombre de Ómicron me deja una sensación negativa, es mucho más contagiosa y eso me deja intranquila, aun estando vacunada. Lo único que puedo hacer es seguir intentando tener precaución, aunque después de dos años, ya una se siente cansada. Cansada de no poder disfrutar de la vida como antes podíamos, y ahora es cuando nos damos cuenta, que unas navidades nos son regalos ni banquetes, sino besos y abrazos, y darlos sin temor, sino con amor. Ya no se quiere pensar, sino se quiere sentir, y a veces, cometemos imprudencias que la pagamos de la peor de las maneras.

Al menos este año, en las reuniones familiares, hemos cambiado los “tapa sonrisas” por pruebas de antígenos, al igual que los saludos de codos por un leve y algo temeroso abrazo. Y siempre con el respeto, que aunque llevemos vacunas y pruebas negativas, el virus sigue estando al acecho.

Y después de estos, paso a lo que creo que vosotros os interesa más, que son las recetas que hice estas navidades y que os puede venir bastante bien para sacar ideas para otras festividades. Pero antes, os pongo unas fotografías de las mesas y os comento un poquito de la decoración de las mismas.

Empezamos primero con la mesa de dulce que como todos los años pongo en una mesa auxiliar. El mantel es de Zara Home y la decoración es de varias tiendas de mi ciudad, aunque quisiera hacer hincapié en el Belén que veis en la mesa que es el mismo de la fotografía de la portada de este enlace. Lo compré este verano en Segovia, donde las ventas de figuras de Belén son tradicionales. Hay verdaderas obras de arte, aunque a mí me gusto este conjuntillo que es una monada y que podéis encontrar en una tiendecita frente a la Catedral de Segovia.

La mesa tiene una variedad de dulce, casi todos comprados, como unos palitos de turrón de cacahuetes o de chocolate con caramelo de la marca Dor del Lidl, al igual que unas rosquillas de chocolate. Mantecados, bombones y turrones del Mercadona y pastas danesas de la marca Jacobsens.

Lo único que hice fueron los tradicionales borrachuelos o pestiños, como se suelen decir en Melilla y Andalucía. Si queréis ver la receta pinchar aquí: Recetas borrachuelos.

Ahora vamos con la mesa principal, que es la que lleva todas las cosillas ricas que podéis ver. Los entrantes, como casi siempre, son en su mayoría muy fáciles y rápidos de hacer, con apenas elaboración. Lo vais a estar viendo a medida que bajéis.

El mantel de la mesa lo he comprado este año en Zara Home, que he de decir que es una pena que en la tienda de mi ciudad se haya reducido tanto el espacio para menaje de cocina y de mesa, aunque al menos aún se puede comprar por Internet. El resto de cubertería y vajillas es la de siempre, años tras años, una se cansa de verla pero en su momento me costó una pequeña fortuna y hay que usarla.

El menaje de vasitos, cucharitas y fuentes son de varios lugares en los que suelo comprar. Por ejemplo los vasitos o cuencos de plástico suelo comprarlo cuando los veos, sea la fecha que sea. En bazares, tiendas especializadas, supermercado, AliExpress…

Este año los único adornos que he puesto en la mesa son unos portavelas estilo nórdicos de Zara Home y un centro de mesa hecho en casa con artículos comprados en AliExpress.

Estos gnomos los compré en un bazar de mi tierra y venían surtidos en caja de diez unidades. Para identificar los asientos de cada comensal, les puse (cosidos con hilo) unas iniciales de madera que pedí hace una par de años en AliExpress. La verdad es que son unas cucadas.

Encima de la vajilla podéis ver la minuta que hice con el programa de Photoshop pero que podéis hacer con otro programa similar como los de procesadores de texto tipo Word. Tan solo tenéis que buscar una imagen tipo marco, con adornos en los laterales y espacio central en blanco para que podáis escribir en esa parte. Las servilletas son de AliExpress.

Para cada comensal hice un sorbete de granada al cava que quedo muy suave y refrescante. Los presenté en unas copitas de plástico adornadas con unas rodajas de lima. El sorbete lo hice con el Thermomix, aunque también se puede hacer con una buena trituradora de vaso. Lleva los granos de tres granadas, un limón en cuartos, 200 g de azúcar y 40 g de granadina. Trituramos todo 30 segundos en velocidad 7 y luego colamos por un colador de malla fina. Lavamos el vaso, echamos de nuevo el jugo colado, una botella de cava y 800 g de cubitos de hielo. Trituramos 20 segundos en velocidad 5 y servimos inmediatamente. Los granos de granada se quitan fácilmente con un truco que podéis ver por Youtube en el siguiente enlace: como pelar las granadas. Con esta receta os sale unas 12 copas de sorbete, a mi me sobró y nos lo tomamos al día siguiente, y estaba igualmente bueno. Si tenéis niños podéis hace un cóctel similar mezclando zumo de melocotón con granadina. Y por último, un consejo es que podéis tener peladas las granadas un par de días antes y hacer el sorbete el mismo día que vayáis a servirlo, así ahorráis en tiempo.

El pan es casero, es la receta de pan rápido en bolsa de asar que podéis encontrar en Velocidad Cuchara. Las servilletas que lleva debajo son de Zara Home, pero de hace unos años.

Ahora vamos con los entrantes, en los que hice doce recetas diferentes, ya vais a ver que son muy fáciles.

Tartaletas de espirulina y chía rellenas de paté de zamburiña.
Estas tartaletas son compradas del Lidl. La espirulina es un alga y la chía un tipo de semilla. Las rellené con un paté de zamburiña delicioso que es muy fácil de elaborar. Se echa todos los ingredientes en el vaso, que son una lata de zamburiñas en salsa de vieiras (las vende en el Mercadona), se vierten tanto las vieiras como su salsa, 5 palitos de surimi, 1 lata de atún al natural escurrida y 150 g de queso de untar. Trituramos todo hasta conseguir una pasta suave y ya lo tenemos listo. En Thermomix, unos segundos en velocidad 7. Yo lo hice con la batidora que la verdad era menos engorrosa para limpiar, y luego lo guarde en una manga pastelera, que ocupa poco espacio en el frigorífico y que viene genial para rellenar de una manera rápida y limpia las tartaletas. Sale bastante cantidad de paté, seguramente os sobre pero es una receta que dura varios días en el frigorífico. Es más, os recomiendo hacerla con uno o dos días de antelación. La decoración son unas hermosas huevas de caviar negro y unas lágrimas de pimiento rojo (estas últimas son del Lidl)

Tartaletas de tomate y orégano rellenas de guacamole con huevas de salmón.
Al igual que las anteriores, estas tartaletas las compré en el Lidl. Van rellenas de guacamole, podéis ver la receta de cómo se hace guacamole aquí: recetas de guacamole. Para esta ocasión, y para ahorrar tiempo, usé el guacamole que venden en el Mercadona, que para mi gusto está muy bueno. Lo puse en una manga pastelera para rellenar las tartaletas y decoré con tomatito cherry, un poco de eneldo y unas huevas de salmón (se venden en Lidl)

Briwats de sardinillas con queso y mostaza a la antigua.
Otro relleno de lo más fácil de elaborar, quizás lo único un poco más entretenido es formar las briwats o paquetillo de masa filo, pero podéis ver un paso a paso de cómo montarla aquí: como formas las briwats. Para montar las briwats usé un paquete de masa filo del Mercadona, que suelen traer entre 8 a 10 hojas. Cada hoja la dividí en tres partes iguales, en tres tiras alargadas, y para cada briwat usé dos tiras de la masa untadas en aceite de oliva. El relleno es tan simple como echar en un bol 4 latas de 90 g de sardinillas en aceite, 250 g de queso de untar, 3 cda. rasas de mostaza a la antigua, 1 cta. de pimentón y un poco de perejil picado. Las sardinillas deben de estar escurridas y limpias de espinas. Mezclamos todo con un tenedor y listo. Se rellenan las briwats, se pintan en aceite, espolvoreamos semillas de amapola y al horno de unos 15 a 20 minutos a 200º. El relleno se puede hacer con antelación aunque es tan rápido de elaborar que no merece la pena. Las briwats se pueden formar un día antes y guardarlas en el frigorífico dentro de un fiambrera, bien cerrada y con unos papeles de horno entre cada fila de briwats. Me salieron 16 unidades.

Salmorejo con aguacate y salmón.
Esto se hace con los ojos cerrados, y más si hacéis como en mí caso que compré el salmorejo del Mercadona que también está muy resultón. Si sois de los que os gusta hacerlo casero, os dejo una receta que es un salmorejo ligerito: receta salmorejo. Aunque os vale cualquier receta de salmorejo, pero mejor si lleva un par de días hecho. Cortáis un aguacate que no esté muy maduro en taquitos y el salmón ahumado en trocitos. Yo use un lomo de salmón ahumado que se puede cortar en taquitos pero igualmente podéis usar en loncha y cortarlos en tiras, el lomo de salmón podéis encontrarlo en Lidl o Mercadona. Echáis el salmorejo, unos pocos tacos de aguacate y otros tantos de salmón. Espolvoreáis unas cuantas semillas de sésamo negro y otro entrante más listo.

Bombones de foie y turrón con gelatina de vermut.
Compre la gelatina en una tienda de mi tierra que trae algunos productos tipo gourmet o delicatesen, y la verdad es que no sabía muy bien cómo usarla hasta que me acordé de unos bombones de foie y turrón que ya hice una vez. Podéis ver la receta aquí: recetas bombones. Los pasos son los mimos pero en vez de usar el vino, lo cambié por un poco de nata. Una vez cuajado, los desmoldé y con ayuda de una pajita, hice los agujeros que veis en el medio. Metí la gelatina en una jeringuilla sin aguja y con ella rellené los bombones. Luego van colocados sobre unas cucharitas de masa que creo que compré en el Lidl (la cabeza ya me falla) Me salieron unos 16 bombones. Sino encontráis la gelatina, podéis hacerla vosotros mismo o usar algún tipo de mermelada, las rojas le van de maravilla.

Crema de queso de cabra y pimiento con crumble de anchoas.
Cogemos 200 g de queso de cabra, le quitamos la corteza y lo ponemos a calentar con 70 g de nata ligera. En mi caso le di un golpe de calor de unos 40 segundos en el microondas, a 800W. Luego trituramos con ayuda de una batidora, repartimos en los vasitos y al frigorífico. Hacerlo un día antes de servirlo. Lo mismo con la crema de pimientos, usar 150 g de pimientos rojos asados (en mi caso comprados) con un poquito de su caldo, una cta. de comino, sal y pimienta. Trituramos todo y ahora ponemos en remojo en agua fría, una hoja de gelatina neutra, dejamos remojar 10 minutos. Calentamos un poco la crema de pimiento, unos 30 segundos en el microondas a 800W, sacamos y añadimos la gelatina bien escurrida. Removemos y guardamos en una manga pastelera en el frigorífico para decorar más tarde. Para la crumble, en un mortero, ponemos 5 anchoas con un puñado de cebolla frita, machacamos un poco y listo. Antes de servir, echamos la crema de pimientos sobre la de queso y encima un poco de la crumble.

Pinchos de salchichas envueltos en bacon caramelizado.
Esta es una receta que repito de otras navidades, y que les encanta a los más pequeños de la casa. Podéis ver la receta aquí: Pinchos de salchichas. Por cierto, los palillos o brochetas son de AliExpress. Estos pinchos los preparé un día antes y horneé el mismo día.

Crujientes de spanakopita con reducción de vinagre de Pedro Ximénez.
La spanakopita es un pastel griego con masa filo, espinaca y queso, y esto que veis es igual pero en pequeños bocados. Ponemos en una sartén a pochar media cebolleta picada con un chorrito de aceite. Cuando coja color, añadimos 100 g de hojas de espinacas baby, rehogamos y retiramos del fuego. Incorporamos la ralladura de medio limón, 100 g de queso feta desmenuzado y 50 g de queso ricotta. Mezclamos y ya tenemos listo el relleno. Para formar los rollitos, use masa filo, una lámina por cada rollito. Cogemos una lámina y por la parte más largas, la cerramos como si fuera un tríptico, para que se quede una tira larga con tres capas de masa. Ponemos un poco del relleno y cerramos en forma de rollito. Aquí podéis ver como se cierran los rollitos: cierre de rollitos. Se hornean a 200º unos 15 a 20 minutos, pintados con un poco de aceite. Antes de presentar, se rocían con un poco de reducción de vinagre balsámico, en mi caso comprado. Con esto sale unos 12 rollitos y podéis montarlo un día antes y conservarlo exactamente igual que las briwats.

Yogur de morcilla con patata y manzana dulce.
Cogemos 2 morcillas de cebolla, le quitamos la piel, la desmenuzamos y la rehogamos en una sartén, sin aceite. A los cinco minutos, echamos media pastilla de caldo de carne diluida en 40 g de agua caliente. Rehogamos y dejamos que el líquido se evapore. Retiramos del fuego, trituramos con la ayuda de la batidora o Thermomix dándole una consistencia de crema. Reservamos en una manga pastelera en el frigorífico. Cocemos 2 patata grande y cuando esté tierna, hacemos un puré añadiendo un poco de leche, mantequilla, pimienta y sal. Para que el puré sea más cremoso, lo pasamos por la batidora. Lo ponemos en una manga pastelera y al frigorífico. Para la manzana, ponemos una manzana pequeña pelada y cortadas en dadito en una sartén sin aceite. Cuando empiece a ablandarse, añadimos una cucharada de azúcar moreno, removemos y retiramos del fuego en el momento que el azúcar se derrite. Reservamos. Todo esto lo hice un día antes, así al día siguiente, en el momento del montaje, calenté las mezclas de morcilla y el puré de patata en el microondas (verificar que las mangas pasteleras no lleve nada metálico) Una vez lista, el montaje es una capa no muy grande de morcilla, otra doble de puré y por último un poco de manzana caramelizada. Salen unos 10 vasitos.

Vasitos de ensalada con mango y perdiz escabechada.
Otro que no tiene apenas elaboración. La perdiz escabechada es comprada de bote, y ya viene desmenuzada. Quizás os cueste encontrarla, pero podéis buscar en el Lidl la que viene envasada en lata, solo tendréis que desmenuzarla vosotros. Ponemos en el fondo de los cuencos unas hojas de ensalada de brotes tiernos, un poco de mango cortado en cubitos y otro poco de perdiz desmenuzada. Rociamos con el mismo aceite del escabeche, echamos un poco de sal en escama negra y otro poco de pimienta molida. Os puede salir tantos vasos como perdiz, ensalada o mango hayáis comprado. Yo hice 8 y me sobró de todo que ya iré gastando en otras elaboraciones.

Rollitos de jamón ibérico con pera y cebolla caramelizada.
De lo más fácil, quizás lo único complejo es hace la cebolla caramelizada, podéis ver la receta aquí: cebolla caramelizada. También podéis comprarla hecha, aunque casera esta riquísima. Yo la hice una par de días ante y los rollitos los monte un día después, reservándolo en el frigorífico hasta el día siguiente, que lo horneé unos minutos a 200º. Los rollitos van con una loncha de jamón ibérico, sobre éstos media loncha de queso curado o semicurado, una tira de pera continental sin piel y un poco de cebolla caramelizada. Enrollamos y ya están listos. Se sirve caliente y con un poco de crema de vinagre balsámico.

Rebozado de pulpo a la gallega con mayonesa al pimentón.
Los hice un día antes, reservándolos en el frigorífico hasta el día siguiente en los que los freí. Aproveché que tenía que cocer la patata del yogur de morcilla para cocer tres patatas más. Una vez tiernas, las machaqué con un tenedor y le añadí un chorrito de aceite de oliva para que no estuviera las patatas muy seca. El pulpo lo compré cocido, con dos patas tenéis suficiente. Lo cortáis en tacos y ahora solo queda el montaje. Cogéis un poco del puré de patata, una cantidad como de una albóndiga pequeña. Formáis bolas, luego la aplanáis con la palma de la mano, colocando una rodaja de pulpo sobre cada bola aplastada, pimentón y sal en escama. Cerramos y de nuevo con las manos, formamos las bolitas. Rebozamos en huevo batido y pan rallado y ya están listas para freírlas o guardarlas en el frigorífico. Para la mayonesa, hacéis la clásica mayonesa de toda la vida pero añadiendo un poco de pimentón, al gusto de cada uno. Me salieron unas 15 bolitas.

Y ahora vamos con los platos principales…

Cocktail de marisco.
En casa de mis padres era tradición comer este cocktail en Navidad. El marisco siempre ha sido un producto caro, que ahora se suele comprar más pero hace años, en las casas humildes normalmente solo se comía en esta fecha, así que mi madre solía comprarlo y hacer este clásico gastronómico. Según estuviera el marisco, compraba más o menos, y si a veces la economía se lo permitía, lo coronaba con unas buenas cigalas. Ella también le añadía rape, pero en mi caso lo he cambiado por buey del mar, dejando el resto por igual. Lleva una base de lechuga cortada en tiras, no mucha, que no queremos tener complejo de conejo. Luego una mezcla de manzana cortada en dados, piña en taquitos, las gambas cocidas y peladas, carne de buey del mar (solo las patas) y salsa rosa. Sobre esta mezcla va la decoración con las cigalas, huevas de salmón y huevo hilado. Si queréis saber cómo cocer el marisco, os dejo el siguiente enlace: cocción de marisco. La receta de la salsa rosa la podéis encontrar aquí: receta de salsa rosa. El huevo hilado es comprado, al igual que las huevas de salmón. Ambos del Lidl.

Coulant de patata y huevo con rabo de toro a baja temperatura
Bueno, pues aquí os dejo el platazo principal que nos encantó. La receta original podéis verla aquí: receta rabo de toro. En mi caso hice unos pequeños cambios, como lo de doblar los ingredientes ya que éramos 8 personas. La carne la hice en una olla de cocción lenta, primero llevaba una capa del sofrito de verdura, luego la carne sellada, después rocié con el vino y un poco de agua, colocando las hierbas por encima, y por último, lo programé 7 hora en modo low. Una vez hecha seguí los pasos de la receta. El puré lo hice igual pero sin la cebolla y el resto igual excepto lo del calabacín, que no lo hice. La carne y su salsa las hice dos días antes, el puré un día antes y el montaje lo hice el mismo día para darle el golpe de calor en el horno de unos 6 minutos.

Quedó espectacular, mirar la yemita…ummmm.

Los postres…

Vasitos de Selva Negra.
Para el día de Navidad hice estos vasitos que son muy sencillos de elaborar. Lleva un bizcocho de chocolate que en mi caso hice éste: bizcocho de chocolate sin huevo. Lo hice tres días antes y me ha servido para este postre y como base del siguiente postre. El postre lo monté dos días antes y decoré el mismo día que lo servir. Tenemos que montar 500 g de nata de montar con 200 g de queso mascarpone y tres cucharadas de azúcar glas. Desmenuzamos parte del bizcocho y cortamos en varios trozos un bote de cereza en almíbar, reservando el líquido que contiene éstas. También vamos a necesitar mermelada de cereza o fresa, sirope de chocolate, otro bote de cereza en almíbar y chocolate negro. El montaje sería así: una base de bizcocho desmenuzado empapado con un poquito del almíbar de las cerezas, luego un poco de mermelada, unas cerezas, un poquito de sirope de chocolate y una capa de nata. Repetimos las mismas capas por segunda vez. Luego para decorar, rallamos chocolate negro y colocamos una cereza en el medio. Yo les espolvoreé polvo dorado alimentario para darle un toque más navideño. Salen 9 vasitos.

Vasitos de crema de avellana y nata.
Estos vasitos los preparé para llevar a casa de mi hermana en Nochebuena. Lleva una base del mismo bizcocho de chocolate de la receta anterior, aunque podéis cambiarlo por galletas de chocolate trituradas. La crema de avellana se hace montando 350 g  de nata de montar con 200 g de queso mascarpone y 2 cda. de azúcar glas. Por otro lado se mezcla en un bol, 150 g de Nocilla o Nutella con 2 cta. de vainilla, 2 cta. de brandy y 2 cda. de cacao puro en polvo. Si veis que os cuesta mezclarla, le podéis dar un golpe de calor en el microondas, con unos segundos es suficiente, ya que no se debe de calentar en exceso. Con movimientos envolventes y suaves, vamos añadiendo y mezclando la nata con la mezcla de chocolate. Por otro lado, montamos 150 g de nata para montar con una cucharada de azúcar glas. Sobre la base del bizcocho, echáis la crema de avellana y luego se decora con la nata y un poco de imaginación. En mi caso, lleva frambuesas, galleta con sirope de chocolate y figuritas de azúcar. Lo hice con dos días de antelación, junto con el anterior postre. La decoración es lo único que dejé para el final. Salen 12 vasitos. Para ambos postre use manga pastelera con boquillas rizadas.

Y hasta aquí terminamos con las recetas de Navidad, ahora ya casi empezando con las de Nochevieja. Un fuerte abrazo y con esta felicitación me despido hasta la próxima.

4 comentarios sobre “Mesa de Navidad 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.